Justicia, comunicación y cautela

Panamá no es el único país que se estremece conforme avanzan las investigaciones internacionales y se devela nueva información, que agudiza la crisis que atraviesa el mundo a causa de la corrupción. Sin embargo, nos urge reiterar el llamado a la prudencia. Si bien buscamos enviar un mensaje claro de que no se tolera la corrupción y la impunidad, tenemos que ser muy responsables para que nuestras actuaciones no terminen de demoler la institucionalidad del país.

Consideramos que la cooperación internacional y el trabajo en equipo con las fiscalías de otros países será determinante para obtener resultados en los procesos. Reiteramos nuestra confianza en la labor que adelantan las autoridades de justicia y, a la vez, solicitamos mayor divulgación, en la medida que no se comprometan los procesos.

Estamos convencidos de que la comunicación constante sobre las investigaciones que se emprenden, es vital para mantener la tranquilidad de la ciudadanía y evitar que se perciba que hay puertas abiertas para la impunidad o que no hay avances, especialmente, si comparamos los resultados que desde hace varios meses han mostrado otros países.

Transcurridos dos meses desde que fuera aprobada la incorporación de mecanismos de delación en las investigaciones que iniciaron bajo el sistema penal inquisitivo, esperamos como empresarios y como ciudadanos, se deslinden responsabilidades con prontitud y de manera ejemplar.

La sociedad se mantiene vigilante de quienes están llamados a administrar la justicia, pero exige que los asuntos económicos y sociales no sean descuidados para mantener el desarrollo del país y retomar el ritmo de crecimiento que permee a toda la población.

Jorge García Icaza

Presidente CCIAP