Misión: salvar el país

Cierto es que no es la primera vez que se presentan escándalos en el hemiciclo legislativo, sin embargo, aprovechando que tenemos un país que reclama justicia y un alto a la impunidad, agobiado por tanto sobresalto, debemos exigir cambios trascendentales que pongan fin a esta situación.

Somos de la opinión que un porcentaje de los diputados debe ser provinciales o nacionales como se ha propuesto, en lugar de ser electos por circuito como es en la actualidad. Solicitamos que se realicen las reformas necesarias para que la Asamblea Nacional no pueda realizar donaciones y exigimos que las necesidades básicas de la ciudadanía, sean atendidas por las autoridades competentes. De esta manera, evitamos que se involucre el clientelismo entre las funciones, que deben ser exclusivamente legislar para todo el país. ¡Pongamos fin al clientelismo!

Hacemos un llamado al Órgano Judicial y la Contraloría General de la República a que, de una vez por todas, inicien procesos independientes de investigación y auditoría de los actos de corrupción que se han reportado por falencias en los procesos, empañando nuevamente la imagen de Panamá y debilitando la confianza que tiene la ciudadanía en la política.

Estamos convencidos de que, sin minimizar la gravedad del despilfarro revelado, no podemos permitir que esto distraiga la atención de las investigaciones que se adelantan por delitos contra la administración en los macro proyectos de infraestructura, las cuales se deben llevar hasta las últimas consecuencias, a fin de adecentar el país y enviar un mensaje claro de que en Panamá no permitimos que se roben los dineros del pueblo.

En este sentido, las instituciones llamadas a emprender esta heroica misión, deben concentrar sus esfuerzos en cumplir las funciones que ordenan nuestras normativas, para no poner en riesgo la paz social en Panamá. La Contraloría debe realizar, a la brevedad posible, las auditorías a proyectos como la Cinta Costera 1, 2 y 3, las Líneas 1 y 2 del Metro, la renovación de Curundú y Colón, entre otros ya seleccionados, que permitan al Ministerio Público hacer su trabajo.

Por otra parte, urgimos a la Asamblea Nacional a debatir y aprobar las Reformas al Código Electoral y las modificaciones a la Ley que regula la Contratación Pública, hitos importantes en la lucha contra la corrupción. No obstante, completar estas tareas será un esfuerzo en vano, si los ciudadanos honestos, determinados, verticales, con fuertes principios cívicos y morales no participan en el servicio público para lograr un verdadero cambio.

Jorge García Icaza

Presidente CCIAP