Economía y desarrollo

En la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá hemos iniciado un nuevo año de gestión, en el que reconocemos el arduo trabajo de quienes nos antecedieron, con la certeza de que trabajaremos diariamente por el sector privado y este maravilloso país.

Esta primera columna deseamos aprovecharla para llamar la atención hacia nuestra economía. Tenemos un país que ostenta un crecimiento positivo, aunque menor que en años anteriores, pero que continúa rompiendo paradigmas e inspirando confianza.  Lamentablemente, en este momento, la percepción sobre la economía panameña y su potencial es bastante más positiva fuera de nuestras fronteras, que dentro. Para cambiar esa impresión y activar la economía, es imprescindible que tanto gobierno como sector privado cambiemos de actitud y cumplamos con nuestras responsabilidades para impulsar los diferentes sectores.

Es imprescindible que las autoridades, actuales y futuras, garanticen la seguridad jurídica y la libre empresa, fomenten la libre competencia. Insistimos en la necesidad de que se modernice el Estado para disminuir la burocracia y la extrema cautela en trámites como los permisos de construcción, registros sanitarios, entre otros, que ahuyentan y limitan el movimiento de las inversiones.

Sin embargo, promover el desarrollo no es responsabilidad única del gobierno, los empresarios debemos refrescar la estrategia, adaptarla al ritmo actual y hacer lo que mejor sabemos hacer: ser motor de la economía.

Tomemos conciencia de todas las ventajas que tiene Panamá y trabajemos en equipo para incrementar su desarrollo, que se refleja en más empleos bien remunerados y mayores ingresos para reinvertir en la atención de asuntos de prioridad y proyectos de interés, por mencionar algunos.

Inocencio Galindo De Obarrio

Presidente CCIAP