500 años de historia que marcan compromisos inmediatos

Al celebrar 500 años de fundación de la Ciudad de Panamá, nuestro gremio registra con orgullo su vinculación centenaria tanto a la evolución de la capital como a la historia misma del país.

Considerada la más antigua fundada por España en el Pacífico americano, a lo largo de estos siglos la ciudad, al igual que el país al cual dio nombre, se caracteriza por una riquísima diversidad cultural asentada en una localización geográfica de la que viene su vocación para aproximar a todas las naciones del mundo.

A través de su historia, Panamá ha hecho de puente del comercio mundial, adaptándose cada vez a las tendencias globales. Ahora, además, está volcada a una transformación que le permita aprovechar sus múltiples ventajas competitivas en beneficio de un desarrollo que lleve a su sociedad a mayores estadios de progreso y bienestar.

Hoy, dicha transformación busca generar mayores oportunidades para la población, mediante la planificación urbana de la capital, al igual que políticas de avanzada en materia social, financiera, logística, económica, comercial y de movilidad. Así, el tercer juego de esclusas del Canal de Panamá, la terminal aérea de Tocumen ampliada, el desarrollo de polos portuarios y logísticos; y nuevos sistemas de transporte, como el Metro con su red de líneas, son prueba de ello.

Esta visión de desarrollo abarca la adopción de tecnología de punta y métodos innovadores tanto en áreas públicas como privadas, así como herramientas que digitalicen los procesos y resuelven los retos de la sociedad contemporánea. Los desafíos son muchos y, para encararlos, son necesarias la modernización de las normas vigentes, la participación ciudadana, así como la voluntad política para emprender acciones que beneficien a todos. La transparencia en los asuntos públicos y privados tiene que ser en esto componente infaltable.

Panamá ha sido incluida entre las 100 ciudades resilientes y nombrada Capital Iberoamericana de la Cultura 2019. En ese sentido debe ser prioritario para la nueva administración gubernamental y las autoridades municipales, de la mano de las fuerzas vivas del país, mantener el ritmo en esa dirección para que nuestra ciudad avance cada día más para orgullo de sus habitantes.  

Somos del criterio que la manera mejor de celebrar los 500 años de Panamá es proponernos como sociedad enfocar nuestro futuro con un sentido de responsabilidad compartida, así como superar las brechas y los desajustes estructurales que impiden una justa distribución de toda la riqueza que podemos generar, a la vez que asegurar condiciones de igualdad, a través de la inclusión, para todos los panameños. Ese horizonte debe incluir, por supuesto, el fortalecimiento de la democracia y que, en su marco, impere la justicia, los poderes públicos trabajen con independencia plena, y los gobiernos facilitadores de administrar con transparencia y rendición de cuentas para el bien común.

En todo caso, la prioridad debe ser reconocida a la educación, la cual debe guiarnos hacia el logro de la más alta competitividad posible, local e internacional. Y es que, si no la llevamos a los niveles de excelencia que se necesita, Panamá no podrá avanzar a un desarrollo pleno, ni las generaciones futuras serán beneficiarias de esa conquista.

La Cámara de Comercio Industrias y Agricultura de Panamá ha trabajado 104 años de la mano de la Nación, buscando siempre los mejores intereses del país. Y continuaremos haciéndolo para honrar nuestro lema: “Baluarte y Vanguardia de la Libertad Empresarial”.

La historia de los cinco siglos anteriores está escrita. La de los años por venir nos corresponde escribirla ahora.

Jorge Juan de la Guardia
Presidente CCIAP