CCIAP conmemora el XXXIV aniversario de la Cruzada Civilista

34-aniversario-cruzada-civilista
La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), conmemoró los 34 aniversario de la creación de la Cruzada Civilista

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), conmemoró los 34 aniversario de la creación de la Cruzada Civilista donde se hizo un reconocimiento especial al mártir civilista Carlos Efraín Guzmán Baúles (padre), quien falleció el 13 de septiembre de 1987.

El acto inició con un mensaje pregrabado del Arzobispo, José Domingo Ulloa quien  recordó la creación de este movimiento de ciudadano de la Cruzada Civilista que se forjó en la sede de la Cámara de Comercio con la presencia de múltiples organizaciones gremiales del país y con la presencia su predecesor Marcos Gregorio Mcgrafh, el vicario Fernando Guardia Jaén (Q.E.P.D.) que con su presencia y su mensaje orientaron el espíritu de unidad nacional para promover los objetivos de alcanzar la libertad, justicia y democracia.

Ulloa expresó que “el momento es oportuno para reflexionar sobre esta significativa experiencia que se forjó con la participación de personas de diferentes sectores de la vida nacional y que convocó la unidad de los panameños que esperaban pacíficamente a exigir cambios profundos para que los acontecimientos que dieron su origen se investigaran y se hiciera justicia contra los atropellos de la dictadura. Fue muy significativo que las diferentes organizaciones de la sociedad civil, de los partidos políticos se unieran a pesar de sus diferencias y se empinaran por encima de sus intereses particulares bajo este movimiento”.

“Hoy como ayer, debemos tener presente estos principios de unidad, valores cívicos y  ciudadanía que hacen grande a la sociedad panameña porque permanentemente hay que estar vigilante y que con responsabilidad ciudadana se participe para lograr los cambios que rescaten y fortalezcan las instituciones democráticas con un sistema de justicia fuerte e independiente de forma que los momentos actuales donde  el país se encuentra afectado por una crisis sanitarias y económica por la falta de credibilidad  y confianza entre gobernantes y gobernados, entre gobernados y gobernantes podamos encontrar los caminos  de esperanza y paz que permitan superarla”, exclamó el arzobispo Ulloa.

De igual forma, dijo “con mucha honra recordemos aquellos civilistas que participaron activamente en esas jornadas intensas en diversas manifestaciones identificadas con el color y pañuelo blanco, símbolo representativo de la justicia y la paz que su guía y su perseverancia, dejaron una huella de sacrificio y valor para la nueva generación siga inspirándonos a todos”.

Por su parte, Aurelio Barria,  presidente de la Cruzada Civilista, indicó que “son muchas las situaciones y experiencias vividas por muchos de los civilistas y sus familiares, hechos que uno atesora como recuerdo de la cuota de sacrificio que cada uno aportó en estas jornadas de lucha y protestas a partir de esta histórica fecha del 9 de junio de 1987, pero aún tenemos un gran compromiso de informarle a los más jóvenes que lo desconocen, las vivencias de cuando la “Libertad se vistió de Blanco”, título del libro de Nadhji Arjona y el Dr. Manuel Cambra, lastimosamente agotado los ejemplares,  que recoge gran parte de esos acontecimientos”, agregó.

Haciendo eco del mensaje enviado por Monseñor Ulloa, Barría precisó que en los momentos actuales donde el país se encuentra afectado por una crisis sanitaria y económica, con mucha incertidumbre, agravada por la falta de credibilidad y confianza entre gobernantes y gobernados, se puedan corregir rumbos y hacer los cambios profundos que nuestro país requiere, antes de que sea demasiado tarde.

“El legado de la Cruzada Civilista en Democracia, a las nuevas generaciones es el de mantenerse vigilantes y activos para que nunca se concentre el poder absoluto en nuestros gobernantes, imponiéndose sobre los derechos y libertades de los ciudadanos, por ello también requerimos una Justicia firme e independiente”. Cuidemos nuestra Democracia y trabajemos juntos por un mejor Panamá con oportunidades y bienestar para todos los panameños”, puntualizó diciendo Barría.

Posteriormente, se hizo un reconocimiento al mártir civilista Carlos Efraín Guzmán, que fue recibido por sus familiares en especial por su hijo Carlos Guzmán (hijo), quien hizo una remembranza de su padre. Además, señaló “Efraín Guzmán Baúles cruzó el puente y creo que Panamá se ha quedado un poquito rezagado”. “El reto ahora es doble y podemos seguir luchando a través del poder ciudadano que es lo único que va a encender esto aquí. Los cambios constitucionales que se están impulsando son importante pero es el poder ciudadano que debe exigir justica, porque sin justicia no lo vamos a lograr”, añadió. 

“Hoy tenemos presentes a hombres y mujeres que lideraron una lucha incansable por la justicia, la libertad y la democracia del país”, señaló Jose Ramón Icaza, presidente de la CCIAP. “La fecha nos recuerda que vivimos en un sistema democrático, pero que debemos continuar en la lucha por el fortalecimiento de la institucionalidad del país”, agregó.

Icaza recordó “para nosotros conmemorarse los 34 años de la realización de la Cruzada Civilista, es importante porque fue un movimiento nacional, propulsado por un grupo de empresarios de esta su Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, que pudo aglutinar a todos los sectores sociales del país, quienes más allá de cualquier interés económico, fueron motivados por un sentimiento cívico”.

El presidente de este gremio empresarial manifestó que “la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá mantiene el criterio que la democracia requiere de instituciones transparentes e independientes para su debido funcionamiento, a la vez que debe darse un auténtico Estado de Derecho, en cuyo marco impere la ley, y ésta sea aplicada a todos, sin diferencia”.

El 9 de junio de 1987, nació la Cruzada Civilista, un movimiento civilista que se organizó sin precondiciones de ninguna especie; originado en la esperanza cívica de lograr elecciones libres, honestas y transparentes, fundamentado en los valores morales, y estimulado por personas decentes. Un movimiento fomentado por el descontento con que se manifiesta un pueblo que clama por la libertad, la justicia y la democracia.