CCIAP insiste en toma de decisiones equilibrando factores sociales, económicos y de salud

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) respalda el comunicado de la Asociación Panameña de Hoteles (APATEL) y solicita se derogue el Decreto Ejecutivo 260 que establece medidas para ingresar al territorio nacional a personas provenientes de Suramérica y dictan otras disposiciones; al tiempo que, se une al llamado de que, dentro del Gobierno Nacional se discutan y sustenten las medidas a implementar de forma equilibrada, subrayando el mensaje de que enfrentamos una crisis sanitaria y socioeconómica que debe ser enfrentada de forma integral, donde las decisiones no pueden ser exclusivamente del Ministerio de Salud (MINSA).

Además, el gremio empresarial insiste en la necesidad de acelerar el plan de vacunación mediante la aprobación de otras vacunas que ya han sido certificadas por países de alto estándar sanitario, “el país no puede conformarse con la velocidad actual del proceso de inmunización”, indicó Jean-Pierre Leignadier, Presidente de la CCIAP. Al tiempo que, “necesitamos más información sobre la expectativa de llegada de las vacunas adquiridas para el segundo trimestre del año. Cualquier plan de recuperación general del país descansa sobre el plan de vacunación, en la medida que podamos darle celeridad al mismo podremos proteger a la población; así como, retomar con más impulso y confianza las actividades económicas que brindan empleo”.

Panamá es un centro de tránsito internacional que tiene una responsabilidad regional como hub de pasajeros y logística, por lo que debe manejarse con los debidos protocolos de bioseguridad; sin embargo, “la incorporación de nuevas medidas planteadas en este decreto crea incertidumbre en el destino. Cerrar el país a todo el continente suramericano, es una medida inconsulta y apresurada, que no toma en cuenta los impactos colaterales y no se basa en una evaluación científica integral de la situación,” puntualizó Leignadier.

Ante tales atenuantes, la CCIAP hace hincapié en que las decisiones que se tomen frente a la crisis sanitaria y socioeconómica sean evaluadas de forma exhaustiva con un enfoque de recuperación general a nivel nacional.