CCIAP preocupada por la entrada en vigencia del Agente de Retención

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) manifestó su preocupación y solicitó a la Dirección General de Ingresos (DGI) que extienda la entrada en vigor del Impuesto a la Transferencia de Bienes Corporales Muebles y la Prestación de Servicios (ITBMS), prevista a partir de este 1 de noviembre, con el objeto de aclarar los mecanismos de agente de retención.
“De extenderse la entrada en vigencia del Decreto Ejecutivo No. 463 del 14 de octubre de 2015, se puede ampliar el debate y el sector privado pueda ajustarse a este importante cambio”, señaló Jorge García Icaza, presidente encargado de la CCIAP, luego de la reunión sostenida hoy con el director de la DGI, Publio Cortés.
“Estamos de acuerdo que se hagan esfuerzos para asegurar que todas las empresas y ciudadanos paguen los impuestos establecidos, es lo correcto. Sin embargo nos preocupa que se le impongan mayores responsabilidades a la empresa privada, para hacer un cobro de impuestos que es deber del Estado. Por otro lado, los tiempos para implementar esta medida son imposibles y los costos que conllevará su implementación,  deben ser compensados por el Estado”, expresó García.
El presidente encargado de la CCIAP; destacó que esta nueva medida es algo compleja para las empresas. “Estamos complicando las economías de estas empresas, no es conveniente aplicarla este fin de año, cuando es la época de mayor movimiento comercial paras ellas”, agregó García.
“Esperamos que este miércoles 28 de octubre cuando nos reunamos a las 9 de la mañana en la Cámara de Comercio con el director de la DGI, Publio Cortés y las empresas agremiadas, así como con  166 empresas incluidas como retenedoras, haya una anuencia por parte de las autoridades para aclarar y hacer la divulgación de esta medida”, expresó García

La medida supone que las empresas retenedoras que son las que facturan más de  $10 millones al año, les retengan a sus proveedores el 50% del ITBMS. Esto aplica igual para los bancos, que tienen que retener y reportar las transacciones de tarjetas de crédito.

Las empresas retenedoras tienen que reportar a través de un sistema establecido por la DGI y enviar ese dinero retenido. Para realizar esto, se tendría a requerir de procesos manuales complicados inicialmente hasta que las empresas puedan automatizar procesos.
La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) manifestó su preocupación y solicitó a la Dirección General de Ingresos (DGI) que extienda la entrada en vigor del Impuesto a la Transferencia de Bienes Corporales Muebles y la Prestación de Servicios (ITBMS), prevista a partir de este 1 de noviembre, con el objeto de aclarar los mecanismos de agente de retención.
“De extenderse la entrada en vigencia del Decreto Ejecutivo No. 463 del 14 de octubre de 2015, se puede ampliar el debate y el sector privado pueda ajustarse a este importante cambio”, señaló Jorge García Icaza, presidente encargado de la CCIAP, luego de la reunión sostenida hoy con el director de la DGI, Publio Cortés.
“Estamos de acuerdo que se hagan esfuerzos para asegurar que todas las empresas y ciudadanos paguen los impuestos establecidos, es lo correcto. Sin embargo nos preocupa que se le impongan mayores responsabilidades a la empresa privada, para hacer un cobro de impuestos que es deber del Estado. Por otro lado, los tiempos para implementar esta medida son imposibles y los costos que conllevará su implementación,  deben ser compensados por el Estado”, expresó García.
El presidente encargado de la CCIAP; destacó que esta nueva medida es algo compleja para las empresas. “Estamos complicando las economías de estas empresas, no es conveniente aplicarla este fin de año, cuando es la época de mayor movimiento comercial paras ellas”, agregó García.
“Esperamos que este miércoles 28 de octubre cuando nos reunamos a las 9 de la mañana en la Cámara de Comercio con el director de la DGI, Publio Cortés y las empresas agremiadas, así como con  166 empresas incluidas como retenedoras, haya una anuencia por parte de las autoridades para aclarar y hacer la divulgación de esta medida”, expresó García

La medida supone que las empresas retenedoras que son las que facturan más de  $10 millones al año, les retengan a sus proveedores el 50% del ITBMS. Esto aplica igual para los bancos, que tienen que retener y reportar las transacciones de tarjetas de crédito.

Las empresas retenedoras tienen que reportar a través de un sistema establecido por la DGI y enviar ese dinero retenido. Para realizar esto, se tendría a requerir de procesos manuales complicados inicialmente hasta que las empresas puedan automatizar procesos.