Empresarios y autoridades evalúan sistema energético del país

Temas como el parque energético, la transmisión, generación y regulación de las próximas licitaciones en el sector energético, Barro Blanco y los efectos del cambio climático, fueron parte de la agenda analizada por la Junta Directiva de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) presidida por Carlos Fernández con autoridades gubernamentales que regulan la sección de energía, a fin de buscar estrategias en esta materia a corto, mediano y largo plazos en el país.

Entre las autoridades del sector energético que participaron de esta reunión figuran, Víctor Urrutia, secretario nacional de Energía, Iván Barría, gerente general de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S. A. (ETESA) y Roberto Meana, administrador general de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP).

“En la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá nos preocupa la situación del sector energético de nuestro país, que sufre los embates de la naturaleza y la falta de acciones efectivas de las diferentes administraciones gubernamentales  para lograr una política de Estado acorde al desarrollo socio económico”, expresó Fernández.

El líder empresarial, reiteró la disposición del sector privado en mantener abiertos los canales de comunicación con las autoridades para no repetir los errores del pasado y trabajar en una matriz energética con reserva suficiente para la venta y la contingencia. Respaldamos, de igual forma, su voluntad de establecer una política energética hasta el 2050 y esperamos la divulgación de un cronograma de licitaciones en los próximos cinco años.

La CCIAP manifestó su complacencia con la nueva fecha para la primera recepción de ofertas por 350 MW en la licitación de suministro de energía térmica que es el próximo 31 de agosto de 2015. El gremio, semanas atrás, solicitó a las autoridades se extendiera la fecha para este acto público.

De acuerdo con datos que maneja el gremio empresarial, la demanda energética continúa creciendo por encima del 5%, por tanto se hace necesario trabajar para que las licitaciones atraigan inversionistas experimentados, con proyectos que mejoren la eficiencia del parque energético para no arriesgar el desarrollo social y económico del país.

En relación a los problemas del cambio climático que está afectando a varias regiones del país, Fernández señaló “no tenemos certeza de la intensidad que tendrá el fenómeno de El Niño, que amenaza nuestra capacidad hídrica, afectando no solo las hidroeléctricas que generan más del 60% de la energía, también, y de manera drástica, la producción agrícola en Azuero; y que forzaría a ejecutar en el Canal de Panamá un plan de contingencia para hacerle frente a la sequía”.

Sobre Barro Blanco, Fernández manifestó que la intransigencia de los grupos indígenas mantiene secuestrado el proyecto hidroeléctrico, ocasionando pérdidas millonarias para la empresa. La cancelación de la obra no es una opción y la propuesta de su nacionalización es igualmente inverosímil, además de costosa. Poner fin al conflicto, respetar la seguridad jurídica y permitir que la empresa culmine en beneficio del país, es lo correcto. Esta crisis, aunada a la suspensión de hidroeléctricas en Chiriquí, así como de las licencias eólicas y solares, enviaría mensajes que ahuyentaría a las inversiones.