Educación y competitividad del país

En la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá consideramos preocupante la caída de 8 puntos en el ranking de competitividad que presenta anualmente el Foro Económico Mundial.

El estudio se centra en la medición de 12 pilares que incluyen la calidad de las instituciones públicas, infraestructura, salud y educación de la población, los negocios y el desarrollo del mercado y la madurez tecnológica e innovación. De esas grandes variables, las que más lastran a Panamá son la educación superior y capacitación, la salud y educación primaria, así como la eficiencia laboral, ocupando la posición 88, 79 y 76, respectivamente, entre 137 economías evaluadas.

Lo más alarmante es que esto contrasta con la opinión de la ciudadanía, que, en las encuestas refleja que la educación no se ubica ni entre los primeros cinco temas de mayor preocupación. Es ampliamente conocido que, en la actualidad, no solo la calidad de la educación pública no ha sido atendida, sino que, la educación particular está atravesando una crisis sin precedentes que agrava el problema para el país.

Culminando el año escolar 2017 y próximos a iniciar un año electoral, pudiera parecer poco el trabajo que se puede hacer. Sin embargo, estamos convencidos que este sentido de urgencia es el que debe llevar a las autoridades, sector académico, empresa privada y a la comunidad en general, a desprenderse de cualquier interés particular y emprender acciones alejadas de la política.

Este es el momento de cambiar el modelo de gestión, implantar la medición y evaluaciones de docentes y planteles que sustenten las compensaciones salariales, implementar un programa de capacitación permanentemente de educadores y administrativos, e impulsar los programas de capacitación para satisfacer la demanda futura que, ya es públicamente conocida, estará centrada en carreras técnicas.

El tiempo apremia y no podemos ignorar estas señales de alerta. Debemos lograr cambios trascendentales en las herramientas que le entregamos a la niñez y juventud para llevar las riendas del país mañana.

Inocencio Galindo De Obarrio

Presidente CCIAP