El sector privado busca el rescate institucional del país

El último escándalo que avergüenza al país, derivado del encuentro entre dos altos representantes de poderes del Estado, lleva la crisis institucional que vivimos a tocar fondo y no nos permite continuar buscando excusas, remedios a medias, ni promesas fáciles de solución.

En momentos así es necesario que las mejores voluntades de la nación concurran a buscar las soluciones más aconsejables, antes que termine por imponerse el caos y colapse el andamiaje general del país. La búsqueda mencionada debe darse, justamente, en observancia del esquema constitucional que nos rige, con el propósito de salvar y conservar el Estado de Derecho actualmente en riesgo, dada la incapacidad de las instancias correspondientes de arbitrar las respuestas que demanda esta hora crítica de Panamá.

Este propósito no persigue fines distintos al de contribuir a que el país recobre la estabilidad perdida y que la actual administración culmine su gestión en el período que tiene que ser respetado y cumplido de manera puntual. Igualmente, la sociedad tiene el derecho de no asistir impasible ante el deterioro continuado de todo esto y, por el contrario, debe actuar en consecuencia.

Por esto, la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, junto con los demás organismos representativos del sector privado, trabaja en dirección a instrumentar un frente común para proponer fórmulas que nos lleven a restituir credibilidad y confianza en las instituciones de la República.

Nos proponemos el logro del objetivo mencionado cohesionándonos con firmeza en torno a los intereses de Panamá, e igualmente convencidos de que este esfuerzo será acuerpado por todos los demás sectores de la vida nacional, bajo el propósito común de asegurar un clima de estabilidad social y política que nos permita afianzar al país en su desempeño productivo y en sus estándares de crecimiento. La afirmación de un clima así es apremiante de manera muy especial de cara al torneo electoral del próximo año, ya que los ciudadanos deben prepararse para concurrir a las urnas al margen de presiones que dificulten, entorpezcan o frustren la realización de una cita democrática de la cual depende la renovación institucional del país.

Gabriel Barletta
Presidente CCIAP