SEGURIDAD SOCIAL Y SALUD

Como lo ordena nuestra Carta Magna, es función esencial del Estado velar por la salud y la seguridad social de la población del país. Vemos con preocupación que, transcurridos tres años desde que inició la actual administración gubernamental, aún no se haya revelado una hoja de ruta para el diálogo por el rescate del programa Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la Caja de Seguro Social (CSS). 

La falta de estudios actuariales posteriores al 2011, no nos permite tener un panorama certero sobre la realidad que atraviesa el programa, y que podría ser más crítica de lo que esperamos, al igual que el programa de Riesgos de Enfermedad y Maternidad que refleja una situación preocupante, conforme lo explicó el director general durante su visita a nuestro gremio, y el cual podría mitigarse invirtiendo en prevención.

Es imposible abordar este tema sin reiterar el reto para que, sin consideración de posibles costos políticos, se formalice el compromiso con el país y se emprendan acciones que nos permitan rescatar la seguridad social con la debida eficiencia que garantice que los efectos de las decisiones a tomar perduren.

Es lamentable que la ventana de oportunidad que nos brindó la última reforma a la Ley Orgánica no haya sido aprovechada por los siguientes gobiernos para establecer, con suficiente tiempo, un diálogo nacional para buscar soluciones a largo plazo. Han transcurrido casi 12 años desde aquella ocasión y hoy nos encontramos nuevamente ante una crisis que debe atenderse con prontitud y determinación.

Reiteramos, como primer paso, nuestra propuesta para analizar la separación de la institución en dos, una dedicada a brindar los servicios de salud y otra a la administración de los programas de pensiones, cada una con juntas directivas diferentes, independientes y especializadas en los temas que le competen, considerando las mejores prácticas mundiales, que permitan lograr el manejo eficiente y enfocado de cada una de estas importantes actividades.

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá reitera su compromiso de participar y colaborar en el diálogo nacional requerido para salvar esta vital entidad, ligada a la salud, bienestar y subsistencia futura de sus contribuyentes.

Inocencio Galindo De Obarrio 
Presidente CCIAP