Colaboración eficaz entre los órganos del Estado

La independencia que entre sí deben guardar los órganos del Estado obedece a la necesidad de mantener los contrapesos requeridos para el equilibrado y dinámico funcionamiento del gobierno en ejercicio, especialmente cuando tiene que ver con las relaciones entre Legislativo y Ejecutivo.

Cuando ese equilibro entre poderes se interrumpe por la imposición de uno sobre otro, prosperan todos los males que llevan al rompimiento de la institucionalidad democrática, peligro que también puede ser generado cuando, lejos de hallarse consenso sobre asuntos de trascendencia nacional, se da paso a la intransigencia que atrinchera a las partes en sus posiciones, criterios y pareceres respectivos. No es lo que la sociedad quiere ver cuando alienta la esperanza de que los cambios marcados por las pasadas elecciones generales, permitan a los panameños avanzar con confianza hacia realizaciones positivas.

Un propósito a futuro inmediato identificado con gran claridad por diferentes sectores y fuerzas políticas de la vida nacional, en el tránsito hacia una nueva administración, es la necesidad de reactivar prontamente la economía panameña, tanto para impedir su agravamiento como para facilitar la ejecución de los planes necesarios para continuar impulsando nuestro desarrollo. En ese marco está indicado de manera prioritaria llevar nuestro crecimiento a su nivel potencial del 5.5%, entre otras apremiantes razones para garantizar la competitividad del país como plataforma atractiva para la llegada de capitales nuevos, condición a su vez indispensable para la generación de empleo. Con ánimo vimos la aprobación de proyectos como la Ley de Asociaciones Público Privado y de Intereses Preferenciales, ya que tienen este objetivo primordial; pero, con cierta preocupación observamos otras iniciativas que no parecen tener esa visión a mediano o largo plazo.

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, en representación del sector empresarial, reitera su disposición a continuar aportando ideas y recomendaciones que enriquezcan y fortalezcan las iniciativas gubernamentales presentadas al Legislativo, al igual que reitera su interés en colaborar con este órgano del Estado, a través de sus distintas comisiones, para analizar de manera constructiva los diferentes proyectos en vías de convertirse en leyes de la República. Tengamos presente que la Constitución de la República demanda una colaboración efectiva entre sus pilares institucionales.

Sostenemos que la mejor forma de servir a Panamá es promover diálogos que, mediante la tolerancia y el respeto por las ideas de los demás, nos lleven a las soluciones participativas e incluyentes que la democracia exige para ser tal; y que los panameños nos merecemos.

Jorge Juan de la Guardia
Presidente CCIAP