Reformas constitucionales: Marco de la vida nacional

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá registra como hecho trascendental que el país se apreste a introducir reformas en su ordenamiento constitucional, necesidad reclamada durante largo tiempo por los panameños.

También subrayamos el hecho de que las modificaciones presentadas sin reserva alguna por el presidente de la República al Legislativo, fueron resultado del consenso  de la representatividad del Consejo de la Concertación Nacional para el Desarrollo, integrado por 23 sectores, por ejemplo, el Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (CONATO), el Consejo Nacional de la Empresa Privada (CoNEP), los pueblos indígenas, las provincias, la etnia negra, los partidos políticos, los gobiernos locales, el Órgano Ejecutivo, la propia Asamblea Nacional, así como los comunicadores sociales, entre otros.

Igual importancia tienen las consultas hechas por la Comisión de Gobierno del Órgano Legislativo en diferentes provincias y comarcas, esperándose que las mencionadas propuestas hayan sido enriquecidas teniendo en cuenta los mejores intereses de Panamá.

Vemos con preocupación que más allá de su prerrogativa constitucional de tramitar y fortalecer con contenidos positivos las reformas puestas a su consideración, algunos diputados busquen introducir en nuestra Carta Política cambios inoportunos, innecesarios o ajenos a los propósitos de ampliar y modernizar, mediante la participación, la inclusión  y una verdadera institucionalidad, la democracia en nuestro país; tal como lo consagra de manera integral el paquete recomendado por la Concertación.

La relación entre el Órgano Ejecutivo y Legislativo exige independencia; al igual que, hacer valer los roles de contrapeso. En base a esto, esperamos que el primero sustente y defienda ante el segundo el proyecto de reforma que presentó.  Confiamos en que, como una de las acciones más trascendentales de este quinquenio, el Órgano Ejecutivo se presente con liderazgo a resguardar las aspiraciones de la mayoría y no de unos cuantos. Tanto nuestro gremio como la sociedad que lo eligió sin duda lo respaldará.

Nuestro gremio se mantendrá vigilante a lo que suceda en la Asamblea Nacional; dado que en esta oportunidad está en juego el futuro de Panamá; especialmente en cuanto a lo propuesto con respecto a la libertad de expresión, la reelección de los diputados, el juzgamiento de estos y en general lo concerniente al ámbito de la Administración de Justicia, donde estriban los pilares del desarrollo nacional.

Jorge Juan de la Guardia

Presidente CCIAP