Confianza ciudadana

En la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá reconocemos que la Contraloría General de la República ha actuado con determinación, recuperando la credibilidad de la ciudadanía en su gestión fiscalizadora de la administración de los fondos públicos, promoviendo la transparencia.

La semana pasada, luego de un exhaustivo análisis por parte de las direcciones de Asesoría Económica, Asesoría Jurídica, Fiscalización y de Ingeniería de la Contraloría, se refrendó el contrato para la construcción del Proyecto de Renovación Urbana de Colón. Aspiramos a que, luego de rigurosa revisión, el contrato para la construcción de la Línea 2 del Metro de Panamá, sea igualmente refrendado; nuestra Institución estuvo representada en su proceso de evaluación, por lo que tenemos certeza en su adjudicación.

La puesta en marcha de ambos proyectos del Plan de Inversión Pública es impostergable por el impacto directo que tienen en la calidad de vida de más de 25 mil colonenses y 500 mil ciudadanos del sector Este de la ciudad de Panamá que se beneficiarán de la segunda fase del Metro. Lo anterior, sumado a las miles de plazas de empleos que generarán las obras, con su consecuente dinamización de la economía.

Ambas obras fueron adjudicadas en apego a las legislaciones vigente y la Contraloría se ha asegurado de que cuentan con las suficientes  garantías de ejecución, finalización y cumplimiento de las propuestas ganadoras, velando por los mejores intereses del país.

Para brindar mayor credibilidad y transparencia a los procesos, hemos presentado nuestras recomendaciones para la modificación de la Ley No. 22 de 2006, que regula los procesos de contratación pública, las cuales esperamos sean acogidas. Insistimos en que los procedimientos de selección de proveedores mediante las contrataciones públicas no solo deben ser independientes y transparentes, sino que también deben percibirse así.

Confiamos en que la voluntad política de las autoridades, seguida muy de cerca por el pueblo, permitirá que nuestro país empiece a recuperar la confianza en aquellas instituciones llamadas a velar por la transparencia y la rendición de cuentas, y que en el pasado se abstuvieran de cumplir con esa función y hacer cuestionamientos.

Ing. Carlos G. Fernández