Legislar con prudencia

Del Órgano Legislativo, en todas partes del mundo, se espera que cumpla el papel para el cual fueron elegidos sus miembros. Es decir, legislar en bien del interés común mediante la expedición de leyes que contribuyan a la consolidación y fortalecimiento de un Estado de Derecho, dentro del cual la institucionalidad permita a la sociedad nacional avanzar cada día más en paz, justicia y equidad.

Esta semana se abordaron en el hemiciclo legislativo diferentes proyectos de ley que, si bien es cierto fueron consultados con diferentes grupos de interés, estimamos no terminaron de evaluar y considerar a profundidad el impacto directo que esto tendría sobre los sectores involucrados en los mismos; ni los efectos colaterales que se decantan de la aprobación de estas leyes. Además de obviar los compromisos y procesos regionales en los que participa Panamá y que pueden afectar la competitividad del país, la mano de obra local, los costos y precios a los consumidores.

De igual forma, en las comisiones legislativas se están revisando anteproyectos que, realmente, distan de tomar en cuenta las necesidades de la población. Tales revisiones deben hacerse bajo la óptica del comportamiento de mercados de libre oferta y demanda. Actuar de forma populista, no sólo representaría un grave golpe para la economía del país, sino para los consumidores.

Rumbo a los comicios generales, Panamá necesita una estabilidad plena que permita el crecimiento de su desempeño económico.

Nuestro gremio se caracteriza en participar, proponer y accionar. Por lo que es nuestro deber recomendar a los miembros de la Asamblea Nacional a actuar con prudencia. Lo que se decida hoy debe ser sostenible en el tiempo y no un supuesto beneficio a corto plazo.

Gabriel Barletta
Presidente CCIAP