Panamá da un gran paso por la salud humana

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) frente a su misión de brindar información oportuna a sus agremiados para la toma de decisiones y el desarrollo positivo del país, unió esfuerzos con la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON), con el fin de educar con respecto a la entrada en vigor de la ley “Que adopta medidas para promover el uso de bolsas reutilizables en establecimientos comerciales.”

Con la puesta en vigencia de esta ley, Panamá da un paso significativo para combatir uno de los elementos más contaminantes y de existencia más prolongada en el Planeta. Las bolsas de plástico desechables que usualmente se reparten en comercios en general pueden tardar en degradarse más de medio siglo.

La polución generada mayormente por envases y bolsas de plástico se acumula hoy en prácticamente cualquier lugar de la Tierra, contaminando cauces hídricos y por extensión a las especies acuáticas que las habitan y a las poblaciones que se alimentan con estas. De hecho, la contaminación plástica desestabiliza el equilibro de los ecosistemas en océanos, ríos y toda corriente de agua alrededor del mundo.

Las políticas conservacionistas de los países que combaten con temple el calentamiento global comienzan a reducir dicha contaminación de manera considerable y digna de emular por todas las naciones.

En Europa crece cada día la conciencia ambiental y con ella la participación ciudadana, la cual presiona por reformas legales, como las que ahora adopta Panamá con relación a los empaques plásticos. Dichas políticas motivan la colaboración de empresas socialmente responsables, logrando en un año la recolección de 14 millones de toneladas de basura plástica; un 60% de lo desechado.

Las normas por aplicar en el país en este sentido requieren de una gradualidad adecuada en su ejecución, con el fin de no causar daños colaterales al comercio y la industria, al igual que decisiones acertadas en cuanto a los materiales que reemplazarán los empaques aludidos, ya que muchos de los sustitutos incluyen también componentes nocivos.

Y, por, sobre todo, se requieren campañas públicas para generar en la sociedad una cultura en favor de la conciencia ambiental.

Gabriel Barletta
Presidente CCIAP