Participación y consenso para la institucionalidad democrática

De manera tradicional, la Asamblea Nacional ha sido un lugar de encuentro para que todos los actores pertinentes, empresarios, trabajadores, estudiantes, grupos étnicos y demás miembros de la sociedad acudan, especialmente durante la discusión de los proyectos de ley en Primer Debate, a consultar, aportar y presentar sus posturas frente a los diputados de la República.

En estas semanas, en las que se han presentado proyectos que entendemos, buscan apoyar la situación que se vive a nivel nacional, este gremio empresarial no considera oportuno que se lleven adelante las discusiones sin la debida participación ciudadana, sobre todo, sin la concurrencia de los sectores que se ven impactados por tales iniciativas.

Nos unimos al llamado hecho por otros representantes de la sociedad hacia el Órgano Legislativo de buscar fórmulas que permitan mantener esta apertura y escuchar a los diferentes actores nacionales, como parte de la fortaleza de nuestro sistema democrático. 

La coyuntura presente nos exige actuaciones rápidas, pero que consideren los impactos a corto, mediano y largo plazo; para esto, la participación de la mayor parte de los actores en este tipo de discusiones es sana ybrinda menor espacio a las improvisaciones y equivocaciones.

La ecuanimidad, el respeto y la solidaridad son las vías acertadas en las que los panameños debemos transitar estos días para poder consolidar la unidad nacional que nos permita salir, juntos y fortalecidos, de la crisis que vivimos.

En especial quienes ocupan las instancias que tienen ver con los aspectos medulares de nuestra institucionalidad, deben considerar el futuro del país como una tarea para atender con sentido visionario de Estado y Nación, como de manera reiterada lo demuestran aquellos que luchan en el frente de batalla, defendiendo la vida de todos los panameños.

Recordemos que, en las pasadas elecciones del 3 de mayo, los panameños dimos un claro mandato de cambio, al renovar en un 75%, los diputados que conforman el hemiciclo legislativo. Por lo que esperamos ver a través de esta nueva gestión, actuaciones realmente distintas yalejadas de la tradicional política criolla.

Como pilares institucionales, los Órganos del Estado deben actuar en correspondencia, sobre todo, ante estas circunstancias, trabajando de manera estrecha y en armónica colaboración para responder al interés general de la sociedad. De modo que no quede duda que la salud de los panameños sea lo más importante para la productividad del país.

No desechemos nunca el diálogo, la tolerancia y el consenso como los elementos esenciales para salir triunfantes de estas circunstancias desafortunadas.

Jorge Juan de la Guardia

Presidente CCIAP