Resiliencia y solidaridad ante la adversidad

En el mes en que recordamos cómo juntos, en un espíritu de lucha y unión, logramos establecernos como Nación, nuevamente, nos encontramos ante un gran desafío de la naturaleza, la cual ha abatido nuestros campos, carreteras y cobrado la vida de conciudadanos en diferentes provincias y en la Comarca Ngäbe Buglé. Frente a la situación, una vez más debemos ser solidarios y unirnos para salir adelante.

En medio del desastre y dolor, aplaudimos a los rescatistas de los diferentes entes de seguridad por la labor titánica y heroica que llevan adelante, de manera desinteresada y exponiendo sus vidas al riesgo para salvar las de otros.

Durante la pandemia a causa del Covid-19, la sociedad panameña se ha hecho sentir de nuevo, brindando apoyo con la donación de enseres de primera necesidad, en la logística para hacer llegar estos, tanto a los centros de acopio como a lugares de afectación, y ha puesto a disposición maquinaria de utilidad para facilitar la tarea de remoción de escombros producto de las inundaciones y deslaves, así como en la limpieza de carreteras.

La situación que vivimos ha subrayado la capacidad de resiliencia y solidaridad del pueblo panameño. Durante este tiempo, hemos reforzado la idea que no sólo se trata de la suma de todas las fuerzas, sino que, este tipo de acontecimientos deben ser abordados de forma integral para atender y abarcar todas sus afectaciones.

Los sucesos desencadenados en los últimos días claman nuevamente por estas actitudes, no solo en la ayuda a los afectados, sino siendo conscientes de las consecuencias y dejando de lado las acciones mezquinas y oportunistas, como la especulación ante una posible escasez de los alimentos producidos en las provincias afectadas por las inundaciones, especialmente en la región de Tierras Altas en Chiriquí.

Tanto el sector público como privado debemos unirnos en la búsqueda de soluciones. La sumatoria de las fuerzas vivas del país en la ejecución de medidas ejemplares ha demostrado ser efectiva a la hora de afrontar las situaciones de crisis y los riesgos ante eventualidades de la propia naturaleza.

Son momentos muy difíciles, por lo que hoy, más que nunca, debemos remar unidos hacia una misma dirección para superar esta crisis y juntos salir adelante.

Jean-Pierre Leignadier
Presidente CCIAP