Nuestra institucionalidad atacada una vez más

Una vez más, el país se encuentra frente a investigaciones periodísticas que revelan situaciones que causan suma preocupación.

Por una parte, la Asamblea Nacional nuevamente se ve involucrada tanto en cuestionamientos sobre sus fondos y el manejo dado a los mismos, como la recontratación de personal que figuraba tanto en las planillas 080 como en la 172, sin haber justificado la labor realizada para los diputados.

Mientras que, los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia son señalados, una vez más, de corrupción y supuesta venta de fallos.

El deterioro institucional que registra el país se resiste a cualquier pronóstico optimista, al menos en lo inmediato. Esta crisis hace rato tocó fondo y no nos permite continuar buscando excusas, remedios a medias, ni promesas fáciles de solución.

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá mantiene el criterio que nuestra democracia requiere de instituciones transparentes e independientes para su debido funcionamiento, a la vez que debe darse un auténtico Estado de Derecho, en cuyo marco impere la ley, y ésta sea aplicada a todos, sin diferencia.

Observamos como los medios de comunicación revelan hechos que exigen investigaciones profundas y no vemos que se tomen verdaderas medidas de solución profunda al respecto. Hace unos meses hicimos un planteamiento público, luego de un amplio análisis de hacer cambios nuestra Carta Magna a través de dos Asambleas Nacionales consecutivas, enfocadas en el Sistema de Justicia. Esto, en virtud de que sostenemos que, sin el rescate y vigencia de la institucionalidad de la justicia, los demás esfuerzos por enderezar el rumbo del país resultarían infructuosos.

Luego de presentar nuestra propuesta de Reformas Constitucionales, hemos llevado adelante conversaciones con el Órgano Legislativo de cara hacer el llamado a esta discusión. Es de nuestra consideración que se hace inminente la necesidad de proceder con este debate y aprobación, respetando el objetivo de rescatar la administración de justicia como centro de la vida en democracia.

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá enfatiza la necesidad de recuperar la institucionalidad del país, ya que la falta de credibilidad generalizada nos hace ver como un Estado fallido, donde no existe un clima de seriedad alguna y esto tiene efectos negativos no sólo en nuestra sociedad, sino en un decrecimiento de las inversiones y de fuentes de empleo.

Gabriel Barletta
Presidente CCIAP