Como parte de su trabajo de Responsabilidad Social empresarial (RSE), por séptimo año consecutivo, la Fundación Cámara de Comercio de Panamá llevó un “Día Inolvidable” a más de 350 niños en edad escolar y a 200 madres de “El Bajito de San Miguel”, en el corregimiento de Toabré, ubicado al norte del distrito de Penonomé, en la provincia de Coclé.

Dentro de esta actividad de RSE de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), el presidente del gremio empresarial, Inocencio Galindo De Obarrio inauguró un Laboratorio de Inglés e Informática en el Centro Educativo Básico General de la Escuela de Sagrejá, Toabré.

Este laboratorio fue dotado con equipos por parte del gremio empresarial, unos 20 CPU con el Sistema Rosetta Stone que es un programa didáctico para el aprendizaje de idiomas, un televisor y una impresora, con la finalidad contribuir al mejoramiento educativo de niños en edad escolar de esta área coclesana.

“Somos una agrupación de empresarios convencidos de que el desarrollo social del país al que aspiramos depende directamente de nuestras acciones y contribución eficaz a la educación, la salud y al entretenimiento sano”, expresó Inocencio Galindo De Obarrio, presidente de la CCIAP durante la inauguración de este evento.

Para llegar a “El Bajito de San Miguel” y otras comunidades aledañas de difícil acceso se contó el apoyo del padre José Laín, quien lleva años trabajando por brindarle una mejor calidad de vida a los moradores de este lugar, fueron agasajados por los colaboradores de la CCIAP, miembros de su Junta Directiva, así como de representantes de empresas miembros y patrocinadoras de esta jornada.

Antes de iniciar la actividad para los niños y las madres, el Padre Lain realizó una invocación religiosa, para agradecer por el apoyo brindado. En tanto, Galindo De Obarrio al hacer uso de la palabra, indicó “Dejar de lado nuestra faena diaria y llevar a cabo iniciativas como esta que, aunque duran unas horas, dejan huellas en quienes las reciben, y arrancan sonrisas que nos llena de satisfacción”.

Los niños y niñas en edad escolar que participaron de este homenaje recibieron mochilas con útiles para la escuela, así como juguetes, golosinas y regalos. Además, pudieron disfrutar de un programa infantil organizado especialmente para ellos, por parte de los colaboradores de la agrupación empresarial, que contempló divertidos brinca-brinca, mini olimpiadas, payasos y animadores que robaron sonrisas a los presentes.

En tanto, las 200 madres de la comunidad también recibieron obsequios y participaron de un programa cultural. Además, fueron agasajadas con serenatas en un acto donde se escogió a la “Reina Madre”.